Hospital Fernandez

 
  Historia

 

Ante la enorme difusión de enfermedades venéreas en la Ciudad de Buenos Aires, se crea en 1888 el Sifilocomio Municipal. Se destina para tal fin un edificio inconcluso en una zona de bajos y baldíos, apartado del centro de la ciudad y escondido en un barrio solitario de calles cortadas y viviendas miserables. El edificio era de una sola planta, con pequeñas ventanas abiertas en lo más alto de los muros y provistas de negras rejas de hierro. En 1893 pasó a llamarse Hospital del Norte y no fue hasta 1904 que la Municipalidad de la ciudad de Bs. As. le puso el nombre de Hospital Dr. Juan Antonio Fernández en honor al ilustre médico salteño, quién fuera el primer decano de la Facultad de Medicina y creador de la Academia Nacional de Medicina. Desde ese entonces el Hospital ha estado íntimamente vinculado a la actividad docente universitaria y ha tenido una importante trayectoria científica que lo ubica como institución de primera categoría en el ámbito científico argentino. El precario edificio inicial fue ampliado y modificado sucesivas veces hasta llegar al actual edificio con estructura de monoblock de 11 pisos, que fue inaugurado en 1943.

Hoy el Hospital Fernández, dependiente del Gobierno de la Secretaría de Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es un hospital general de agudos orientado a emergencias, que permite el acceso de toda la poblacion a servicios de salud de óptima calidad y eficiencia. Para ello cuenta con un sólido plantel de 1600 trabajadores de la salud que cubren todas las necesidades sanitarias de la comunidad. Su estructura está dividida en departamentos lo que permite una mayor optimización de sus recursos humanos, económicos y tecnológicos. Esto coloca a la Institución entre los más importantes centros hospitalarios del país.

El Dr. Juan Antonio Fernandez, nacido en Salta el 1º de diciembre de 1786 cursó sus estudios primarios en el Seminario de San Cristóbal, en la Ciudad de La Plata (Chuquisaca o Charcas). Viajó luego a Perú y decidido a estudiar Medicina, obtuvo su grado de Bachiller en Artes en la Universidad Mayor de San Marcos, Lima, en 1806. El 19 de agosto de 1812 se graduó como Profesor y Maestro en el Colegio de Medicina y Cirugía de San Fernando, viajando inmediatamente a España en busca de mayor formación.

El estallido revolucionario ocurrido en su tierra en 1810, lo obligó a regresar. Arribó al Plata en 1813 y actuó en el sitio de Montevideo. A pesar de estar enlistado en las filas españolas, se relacionó secretamente con los patriotas y arriesgando su vida, prestó sus servicios a la causa por “la libertad”, incorporándose prontamente al Cuerpo Médico de la Expedición bajo las órdenes del General Vigodet.

Dentro de ese marco político, comenzó su actividad profesional actuando como Cirujano Auxiliar del Ejército de Operaciones en la Banda Oriental ; Cirujano del Ejército Nº 2 de Infantería de Línea de Buenos Aires ; Catedrático del Instituto Médico Militar del que años más tarde asumió la conducción de su Secretaría y Vicepresidente del Tribunal del Protomedicato, del que luego sería nombrado Médico Secretario. Durante su gestión, se introdujeron los cambios asistenciales y docentes “de avanzada” para la época.

Continuando lo que había iniciado en Lima como pasantía en la Cátedra de Filosofía, se incorporó a la enseñanza Docente en las Asignaturas de Fisiología, Higiene, Patología General y Terapéutica que en aquellos años estaban agrupados bajo el nombre genérico de “Instituciones Médicas”.

A partir del Dr. Juan A. Fernández y con la colaboración de su amigo, el Dr. Cosme Argerich se reorganizó la enseñanza médica, ya que el concepto de “práctica médica” en términos de “arte de curar” estaba sustancialmente retrasado. Políticamente, contaron con el incondicional apoyo de Bernardino Rivadavia.

El 9 de agosto de 1821 se emitió el Edicto de Erección de la Universidad de Buenos Aires, nombrándose al Dr. Juan A. Fernández Titular de la Cátedra de Instituciones Médicas del Departamento de Medicina. No existiendo aún la Facultad como tal, contribuyó a la redacción de su Reglamento. Fue Fundador y Primer Secretario de la Academia Nacional de Medicina; fue nombrado Profesor de Patología y Clínica Médica (el primero en su especialidad), Facultativo del Hospital de Mujeres y Juez del Tribunal de Medicina. Publicó en la “Abeja Argentina” la importancia de la higiene de los cementerios y de los mataderos bonaerenses, influenciando así en la creación del Cementerio del Norte (Recoleta) y en la redacción de normas de higiene públicas para la ciudad.

Promediando el mandato de Juan Manuel de Rosas y por diferencias con él, debió retirarse de la Universidad de Buenos Aires y de su cargo en el Tribunal por Decretos fechados el 20 de abril de 1835. Se exilió entonces en Montevideo, en donde fundó la Sociedad de Medicina Montevideana y desarrolló sus cualidades profesionales.

El 15 de abril de 1852, luego de casi dos décadas de exilio, se le restituyó su cargo de Profesor de Clínica Médica y transformó el antiguo Departamento de Medicina en Facultad, con autonomía propia y autoridades estables y de la que fue nombrado Presidente (Decano) el 29 de octubre del mismo año. Durante su gestión como Primer Conductor (cargo que ocupó hasta su muerte), la Facultad se instaló en el Hospital de Hombres y se regularizaron los Estudios Académicos definitivamente. El Dr. Juan Antonio Fernández murió en el desempeño de su funciones el 24 de septiembre de 1855. Autores: Dr. Jorge D. Lemus, Dr. Adolfo A. Lizarraga y Dr. Luis A. Ruiz